Las conferencias se traducen en dos métodos, la interpretación y la traducción consecutiva, donde el intérprete escucha una pequeña parte del discurso, escribe sus notas y luego recita la traducción al público en su idioma. Se recomienda utilizar una traducción consecutiva si su evento o reunión tiene un número limitado de participantes.

Tenga en cuenta que este tipo lleva relativamente más tiempo ya que el intérprete comienza a hablar cuando el hablante hace una pausa.

Si el tiempo que tiene para la reunión es limitado, puede considerar elegir la interpretación, mientras que la audiencia escucha el discurso traducido del orador en tiempo real. El intérprete se sienta en un gabinete insonorizado y traduce instantáneamente al idioma de destino de una manera correcta, bien formulada, y hablando a un micrófono para que los participantes puedan escuchar claramente a través de los auriculares. Se recomienda utilizar la interpretación para conferencias internacionales, foros de capacitación, largas presentaciones y discursos importantes.